17
Posteado 14 mayo, 2010 por Randall Flagg in Reseñas
 
 

Supernatural: Season Finale – Caminemos al infierno con Lucifer

Imagen de Supernatural Season Finale Season 5
Imagen de Supernatural Season Finale Season 5

Imagen de Supernatural Season Finale Season 5

Noticias de la 6ta temporada ya están aquí!

Me encanta el título, porque ya despierta polémica desde el vamos. Pero enserio, seamos 100% sinceros: Supernatural no es la serie de televisión para el católico clásico. No. Es una serie de televisión que siempre nos mostró que los demonios y bestias míticas están en todos lados. Miremos donde miremos.

Es una constante pelea del Bien contra el Mal, de la forma más clásica… o no? No. Supernatural no es la clásica pelea del bien contra el mal. Si pensaste de eso iba la serie, te equivocaste mal, y demasiado.

SPOILER-ALERT

La serie muestra a los ángeles, los soldados de Dios como malos y buenos. El objetivo de los ángeles es traer el apocalipsis a cualquier costo. A ellos no le importa la sociedad, la gente creyente, nada. Su objetivo es traer el apocalipsis como Dios lo dijo.

Oh sorpresa, Dios tampoco es “Bueno” de por si. Hasta ahora no hubo nada de él, y nada que lo pinte como el bueno. Dios fue el que puso a Miguel y Lucifer a pelear por el mundo. Como comentó Lucifer en “Swan Song”: Dios sabía que todo esto iba a pasar, y de todas maneras nos creo para pelearnos y así terminemos matandonos. Pero dejemos de hablar de religión.

El episodio Swan Song ya empezó demasiado bien, con Carry On My Wayward Son de Kansas. La intro lo dijo todo, este no sería un episodio normal. Todo comienza con la historia del Impala, el “mejor auto del universo”, según Chuck (¿se acuerdan? ¿El profeta escritor que tiene novelas tituladas como la serie?).

Imagen del Impala

Los 40 minutos son contados de una forma entrelazada con los relatos de Chuck, que va uniendo todo como si fuera una novela. De ahí la cosa fue rápida, y era algo que se veía venir.

Sam le dice: Si, a Lucifer para ser su recipiente (vessel) y el es poseído. Por más que Sam pensaba iba a poder pelear contra la fuerza del mismo satanás, eso no pasó y este fue manejado. Todo el plan de “me dejo posesionar y me tiro a la celda”, no funcionó.

Las noticias mostraban solo muerte y destrucción. Castiel, fue casi denigrado a un humano. Bobby perdió esperanzas y bueno, todo se fue al carajo. Menos la fé de Dean por Sam. Gracias a Chuck, Dean supo donde sería la pelea final entre Lucifer y Miguel.

Solamente para hacerte aplaudir, Dean mete un cassete en su Impala, le sube el volumen y hace sonar Rock Ages de Def Leppard. Obvio, “tío Sata” se enoja y con un chasquido de dedo, el ángel Castiel explota (no, enserio, explota). Claro, Bobby fue desnucado casi sin dudar. Dean fue brutalmente garroteado. Pero cuando digo brutalmente, lo digo enserio.

Dean golpeado

Al final, Sam pudo controlar a Lucifer ¿Cantado?. Buenisimo, ahora es hora de tirarnos al infierno. Lo cómico (por ponerle nombre) es que además de que Sam con Lucifer fueron a la trampa infernal, tambien fue Miguel. El ángel de mayor jerarquía, la mano derecha de Dios, fue a parar al mismo lugar que Lucifer.

Entonces ¿Como estuvo el episodio de final de temporada? Muy pero muy atrapante. Demostró el potencial de la serie, además de hacer un episodio que pintó todo como el final. Como que se  acababa ahí. Para serles sinceros no me quejaría que se acabe ahi donde se acabo. Creo que Eric Kripke y su equipo logró ya demasiado con esta serie, y no me gustaría verlo caer en lo mismo que le pasó a Smallville.

Esta temporada nos contaron muy bien, y con lujo de detalle (de forma implicita) porque Dean y Sam eran los elegidos para esto. Dean y Sam tuvieron el mismo problema con su papá, asi como Lucifer y Miguel. Ambos tenian un papá que daba ordenes, y un hijo se revela y no le gusta esto.

Ahora, este episodio tuvo unas cuantas cosas que se quedaron como que.. ahí. Dean no fue el recipiente (vessel) de Miguel, pero si lo fue el (otro) hermano que “de la nada” apareció en esta temporada. Es como que todos estos cinco años estuvieron preparándose para esto, pero al final no pasó lo esperado. Es un gusto bastante amargo.

Dean y Liza. Si, ella apareció un tiempo atrás en la serie, pero.. ¿Qué? resulto que ella era el amor de los amores de Dean. O sea, no me molesta el hecho que Dean tenga su “chica”, pero estamos hablando de Dean. Este se come lo que ve, toma cerveza y se acuesta con las más hermosas mujeres. No es el tipo de personajes que se asienta. Aunque puede ser un cambio interesante.

Además, hubiese sido “lindo” (no realmente) poder ver que algun personaje importante muera. Esperaba que fuera Bobby, pero no lo fue. Y al final Sam fue el que “murió”. Obvio, queda medio como que feo que el capitulo termine asi de la nada con Sam fuera de la casa de Liza, mientras los mira de incógnito. Es casi como te vuelvan a decir: ¿Todo lo que hicimos, meterle a Satán en su caja, no dejarlo ir y demás, no sirvió? ¿Entonces.. que demonios?

Me gustaría tambien poder entender porque Chuck al escribir “The End” en su libro desaparece. ¿Que era él? Todo apunta a que el es Dios. Ya que el escribe el “nuevo nuevo testamento”, el “despues de” del Apocalipsis. Tiene sentido de alguna forma diría.

Sam viendo a Deam y Liza

Bueno, si, en el fondo parece Dios hizo lo bueno y le dió a Dean lo que quería. Pero no. Queda todo con un gusto amargo. Muy buena temporada, un final espectacular, pero con gusto amargo. El capítulo pareció como el capítulo final de la serie, pero no lo fue. Eso es lo que pica.

Enhanced by Zemanta

Randall Flagg

 
Un diseñador y desarrollador web apasionado por comunicar y transmitir mensajes con puntos de vista fuertes. Amante a muerte por la buena música, en especial heavy metal bien compuesto. Su blog trata sobre tecnología, series de televisión, películas, sistemas operativos o el mundo digital enfocado a lo Geek. Como desarrollador es una persona que usa su blog como conejillo de indias para las nuevas tecnologías y/o tendencias.